Para nuestra entrada 101, hemos decidido abordar los distintos términos existentes en español para nombrar a las máquinas tragaperras.

La primera distinción que hemos de hacer al explicar las distintas denominaciones es la existente entre los términos tragaperras y tragamonedas. Mientras que el primero se ha impuesto en España, el segundo es el más extendido en los países de América Latina.
A primera vista, para los lectores no españoles, el término tragaperras puede generar cierta confusión. Yo he llegado a leer auténticas barbaridades en alguna página web de casino online. Como que el origen de dicho término estaba en el uso en inglés de la palabra slot para referirse tanto a las máquinas tragaperras como a las mujeres de costumbres licenciosas. Como aquellos de vosotros que habléis inglés lo suficientemente bien sabréis, la palabra que se utiliza para referirse a este tipo de mujeres es slut (literalmente mujer “fácil”, desinhibida), que no tiene nada que ver con slot (ranura en la que se introducen las monedas). Se trata, en fin, de un disparate etimológico de proporciones nada despreciables. El origen real del término tragaperras para definir las máquinas de juego, está en las monedas de 5 y 10 céntimos de peseta, se denominaban respectivamente perra chica (moneda pequeña), y perra gorda (moneda grande). Y que han dado origen a muchas otras expresiones en español como por ejemplo “para ti la perra gorda”, como forma de acabar una discusión.
El origen del término tragamonedas es, después de ésta explicación, bastante evidente. Traga, de verbo tragar, y monedas, referido a cualquier tipo de moneda.
Como decíamos, tragaperras y tragamonedas son los términos más habituales, dado que su uso está muy extendido en España, México, Chile, Argentina, Uruguay, Colombia, y otros países de Sudamérica. Pero existe un tercer término, empleado principalmente en Venezuela, que es traganíqueles. El níquel es el material del que están hechas las monedas fraccionarias y de más baja denominación de bolívar acuñadas en Venezuela entre 1953 y 1990 aproximadamente. De ahí que en Venezuela se haya acuñado, permítanme la licencia poética- un término propio al igual que en España. Que también se usa en algunos países de Centroamérica.
Ya sabemos una cosa más.

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.